Preparar un buen café

Hablar de café espresso, significa hablar de una bebida que tiene características únicas e incomparables. El protagonismo indiscutible de su preparación es obviamente el café, pero la elección del blend correcto y del molinillo dosificador perfecto, así como de la máquina, es una prerrogativa para todo el que prepare el ccafé con pasión y experiencia.
Solo una cuidadosa selección de cada uno de estos elementos, hacen de este café servido (tradicionalmente en el bar y hoy, gcias a la nueva máquina para el uso doméstico, también en casa) un culto en si mismo.El café espresso es una auténtica experiencia para los sentidos, pero sólo se disfruta plenamente cuando la técnica cumple con los requisitos, cando nada impide el control de la persona que lo prepara.
¿Es mejor? Aquel con una fina crema de un marrón avellanado, con un intenso, complejo y refinado aroma, y un cuerpo sueva aterciopelado.

El espresso perfecto, de acuerdo al Instituto Nacional del Espresso Italiano:
Aquí está el perfil del perfecto espresso, tal como lo ha definido el Instituto Nacional del Espresso Italiano, una organización que salvaguarda el espresso en el mundo y promueve su cultura.
– Dosis de café: 7gr. (+- 0.5).
– Temperatura del agua en la máquina: 88ºC (+-2ºC).
– Temperatura del agua en la taza: 67ºC (+-3ºC).
– Presión del agua: 9bar. (+-1).
– Tiempo de erigación: 25 seg. (+-2.5seg.).
-Milímetros en la taza (incluyendo la espuma): 25ml (+-2.5).